menu recetascubanas postres videorecetas croquetasyfrituras sandwiches ensaladas salsasparaensalada sopasycaldos jugosybatidos tragosCubanos salsasvariadas arroces carnedecerdo carnederes pollos mariscos pescados picadillos embutidos potajes comidaparaninos recetasdehuevos carnesvariadas

Viva Cuba

El film Cuba, estrenado en 2005, es el segundo largometraje del reconocido director de cine cubano, Juan Carlos Cremata (1961, La Habana – Cuba). Su incursión en el cine, sin embargo, no fue con largometrajes. Ya previamente había realizado el documental-cortometraje “Diana” (1988) y el también cortometraje, pero esta vez de ficción, “Oscuros rinocerontes enjaulados (muy a la moda)”, estrenado en 1990, ambos de una duración estimada de unos 16 minutos.

A pesar de ello, la ópera prima de Cremata fue en realidad “Nada Más”, un film del año 2001 que, teóricamente, fue el inicio de una trilogía que, a día de hoy, ha quedado inconclusa por falta de presupuesto.

Pero si Nada Más pasó con un moderado éxito de taquilla y un reconocimiento aceptable de la crítica, Viva Cuba arrasa entre público y expertos, ya sea dentro de la isla de Cuba como también en el exterior, con una fama internacional que muy pocas películas cubanas han conseguido disfrutar en su historia.

Hasta 34 veces ha sido nominada a algún reputado premio internacional, de los que ganó 30, muestra palpable de la calidad del film, que prácticamente arrasó con todos los títulos competidores durante aquél año. Entre las nominaciones que no consiguió consumar con premios destacaron el Premio Ariel de la Academia Mexicana de Cine, el Premio Goya de la Academia Española de Cine y hasta una nominación por los Premios Oscar de la Academia de Hollywood en Estados Unidos.

Centrándonos en el argumento, encontramos una historia de migración protagonizada por dos niños cubanos, tan tiernos como realistas. Los protagonistas son Malú (interpretado por Malú Tarrau) y Jorgito (Jorge Miló). Como es propio de la infancia, los dos pequeños se han prometido amistad para toda la vida, independientemente de que sus respectivas familias se odien a muerte. Precisamente es la familia de uno de ellos, la de la joven Malú, la que trastoca la amistad eterna de estos dos amigos.

La abuela de Malú muere y, tras este hecho, su madre decide que es el momento de irse fuera de Cuba y vivir en un nuevo lugar, empezar de cero. Malú y Jorgito se enfrentan a una posible separación sin la que puedan perpetuar su amistad y, escondida y agazapada, la esperanza de un amor incipiente entre ambos.

Juan Carlos Cremata ha explicado en varias ocasiones su intención de base con Viva Cuba. Esta en realidad no es una sola. Por un lado, Cremata quería que los padres de los niños cubanos fueran conscientes de la realidad que les rodea, no sólo a ellos, sino de manera muy especial, a sus hijos, que viven el problema de la migración de una forma muy peculiar.

Del mismo modo, el director quería que los niños fueran testigos directos de todo el proyecto cinematográfico, por lo que se extremaron las medidas para asegurarse que la película fuera catalogada “Para todas las edades”, de forma que en realidad lo que se busca con Viva Cuba es atraer como película para toda la familia, dado que el problema presentado afecta, de mayor o menor medida, a todos los integrantes de una familia.

De hecho, parte del éxito de Viva Cuba es, precisamente, la dedicación directa a un público infantil. Esta característica no se cumplía en una película cubana de tal calado internacional, desde que Juan Padrón estrenara Vampiros en la Habana en 1985. Sin embargo, mientras que la comedia vampírica pertenecía al género de la animación, Viva Cuba es, efectivamente, el primer film realista dedicado a los niños.

Hay que tener en cuenta que una gran cantidad de premios cinematográficos internacionales son, precisamente, enfocados a los más pequeños o a películas dirigidas a los menores de edad. En este sentido, Viva Cuba superaba con creces la calidad de todas las ofertas audiovisuales de 2005 de lejos. Por ejemplo, es destacable que de los 30 premios obtenidos, 7 fueron exclusivos para películas infantiles o dedicadas a los niños.

España, Australia, Italia, Guatemala, Alemania, Francia y Taiwán son algunos de los países que disfrutaron con la creación de Cremata, no sólo uno de los mejores films cubanos de la historia, no sólo uno de los títulos más adecuado para los niños y no sólo una de las películas más laureadas de forma internacional, sino que además, la película refleja una calidad de grabación, montaje e interpretación como muy pocas en la filmografía cubana.

Apoyanos compartiendo en Redes Sociales: