menu recetascubanas postres videorecetas croquetasyfrituras sandwiches ensaladas salsasparaensalada sopasycaldos jugosybatidos tragosCubanos salsasvariadas arroces carnedecerdo carnederes pollos mariscos pescados picadillos embutidos potajes comidaparaninos recetasdehuevos carnesvariadas

Ver Memorias del subdesarrollo

pelicula memorias del subdesarrollo

El film Memorias del subdesarrollo, del año 1968 y dirigido por Tomás Gutiérrez Alea cuenta con bastantes valores importantes para ser considerada como una de las mejores películas cubanas de todos los tiempos.

Una de las mayores ventajas de la que se aprovecha ampliamente es el contar con una novela de la que se ha adaptado todo el guión. La obra homónima es creación del autor Edmundo Desnoes, también cubano y que narra entre líneas la transformación de un burgués a través del proceso de la revolución en el país.

Es precisamente este entorno otro de sus múltiples aciertos. La evolución o el moldeamiento de la personalidad de una persona, enriquecida y noble al inicio del film, hacia otra de ideales contradictorios y radicales podría no tener más interés que el sociológico en un film de romance dramático al uso. Sin embargo, en el entorno de la revolución cubana, acorde a los acontecimientos políticos (y también sociales) que se vivieron en la isla, el protagonista sufre un cambio tan aparejado con estos hechos, que no puede sino servir de metáfora individualista frente a un acontecimiento global.

La retrospectiva que, tanto Gutiérrez en su adaptación como Desnoes en su creación, presentan a espectador y lector, respectivamente, es una de las mejores recreaciones de la Cuba pre y post revolucionaria.

La película ha recibido numerosos premios y no menos calificaciones. Algunos ejemplos es entrar en la lista de las mejores películas del cine iberoamericano, ser considerada la mejor película de cine latinoamericano o que el Instituto Británico de Cine en 2012 la considerara una de las 100 mejores películas de la historia.

Otro de los motivos por el que Memorias del subdesarrollo es tan importante es la del concepto de “mirada”. Este film es una mirada a varios aspectos de la sociedad cubana, desde la calle, esa zona donde la clase más baja intenta sobrevivir, hasta la burguesía, una clase que, no obstante, se demuestra en proceso de desaparición a lo largo del largometraje, de la misma forma que sucede con la propia personalidad del protagonista quien, finalmente, se aboca a un torbellino nihilista del que surge una persona sin rumbo y sin sitio en la nueva Cuba.

Este papel está interpretado por Sergio Corrieri, tanto actor como intelectual y, curiosamente un personaje volcado con la revolución. Amante del teatro, en cine destacó por su papel en “El Hombre de Maisinicú”, de Manolo Pérez, con el que consiguió el papel que le valió el premio a mejor actor en el Festival Internacional de Cine de Moscú.

La veterana Daisy Granados es la encargada de interpretar la contraposición femenina y, a su vez, la parte opuesta en la sociedad de Cuba frente al burgués, al que acusa de engañarle y cuya familia le obliga a casarse. Algo que, no obstante, él se va convenciendo de que es lo correcto, del mismo modo que la revolución progresivamente va siendo aceptada por todos los ciudadanos.

¿Y qué supone el film para Gutiérrez? Sencillamente Memorias del subdesarrollo es su mejor obra, es su clímax como realizador, el sentido que mueve toda su trayectoria. Ya demostró talento en 1966 con La muerte de un burócrata, pero técnicamente el film que nos ocupa en estas líneas es perfecto en variedad y aplicación.

El director utiliza diferentes recursos, desde secuencias de estética hasta enfoques originados en cámaras de mano e incluso fotografías fijas, con las que inicia importantes monólogos. Del mismo modo utiliza clips de películas provenientes de Hollywood, una importante cantidad de informativos y noticias retransmitidas, así como discursos políticos, ya sean de Fidel Castro o de John F. Kennedy. El contraste es permanente, es eterno, igual que sucede con sus personajes, como también es notable entre los ideales y procesos de la revolución con el régimen imperante. Memorias del subdesarrollo es una mirada a la contradicción y al enfrentamiento, a la sociedad cubana como principal causa y consecuencia de la revolución y al propio cine, para demostrar las diferencias entre un film de crítica social y retransmisión histórica y las creaciones norteamericanas sin más trasfondo que el entretenimiento.

Gutiérrez jamás se superó profesionalmente desde Memorias del subdesarrollo en ninguna de sus producciones posteriores. Claro está que tampoco hay muchos films en la historia cinematográfica cubana que puedan siquiera igualarle.

Apoyanos compartiendo en Redes Sociales: